Juana Pilar Losa Torralba. Una Loperana de corazón

20110408110809-copia-de-obituario-de-juana-pilar-losa-torralba.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo – Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El pasado día 30 de marzo nos dejaba a los 89 años Juana Pilar Losa Torralba que aunque nació en Villa del Río, se sentía loperana por los cuatro costados  y no pasa ni un sólo día sin que sea recordada por sus familiares y amigos, pues ante todo era una mujer muy entrañable que se desvivía por el bienestar de su familia. Juana  fue la segunda de dos  hermanas (Clara y Juana Pilar) y siendo sus padres Antonio Losa y Ana Torralba. Debido a la profesión de su padre Secretario Judicial, su infancia y juventud transcurre en varios pueblos cordobeses: Cardeña, Adamuz, Villanueva de Cordoba, hasta recalar en su querida Lopera.  Los tres años de Guerra Civil Española los pasó en Lopera con su familia en casa de sus tías las Miguelicas en la calle Real, las cuales tenían en el sótano de su casa un lagar y allí se refugiaban cada vez que cañoneaban Lopera y a diario acudía el Coronel del bando nacional Sánchez Gómez para ver como se encontraban. El 24 de junio de 1944 contrajo matrimonio con un joven loperano Ricardo Rodríguez Latorre  y fruto de su ma

(… haz clic aquí para continuar leyendo)

Juan Manuel Cruz Carmona. Enseñó a sus hijos el valor de la palabra compartir.

20110404161128-copia-de-obituario-de-juan-manuel-cruz-carmona.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo – Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El pasado día 9 de marzo fallecía a los 83 años el loperano Juan Manuel Cruz Carmona y no pasa ni un día sin que sea recordado por sus familiares y amigos, pues, ante todo, era una excelente persona, trabajadora y emprendedora que se desvivía por el bienestar de su familia. Juan Manuel fue el mayor de cuatro hermanos (Juan Manuel, Alfonso, Dolores y Francisco) y sus padres fueron Francisco Cruz Gómez y Basilisa Carmona Acevedo. Los tres años de Guerra Civil Española los pasó con su familia primero en Arjona y después en Ibros. Sus estudios los realizó en el colegio Francisco Giner de los Ríos. Con apenas trece años comenzó a trabajar de aguador en la empresa Regiones Devastadas encargada de levantar de nueva planta las casas de los maestros de Lopera.
El servicio militar lo hizo en Tarifa y después estuvo de asistente con un cura en Tocina. De vuelta a Lopera comenzó a trabajar de peón y, después, de oficial de albañilería con el “Rubio de Haro”.
Posteriormente, trabajó como maestro de fábrica en el molino de Miguel Moreno Morales. La mayor parte de su vid

(… haz clic aquí para continuar leyendo)

Juan Cobo Porras .Su vida estuvo marcada por ser un hombre que se desvivía por su familia

20110317181534-obituraio-de-juan-cobo-porras.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo – Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El recuerdo vivo de Juan Cobo Porras sigue muy presente en sus familiares, amigos y vecinos de Lopera a pesar de que su fallecimiento tuvo lugar hace un año. Fue el tercero de una familia de cinco hijos (Bonifacio, Francisco, Juan, Ana María y Ana María), sus padres fueron Juan Cobo Morales y Juana Porras Corpas. La infancia de Juan Cobo trascurre en la popular calle San Roque, donde sus padres tenían la casa familiar. La Guerra Civil la pasó con su familia en Jaén en una casa de la calle Martínez Molina. De vuelta a Lopera comenzó a trabajar con 10 años en la panadería que montó su abuelo Bonifacio Cobo en la calle Pi y Margall, donde aprendió el oficio y en ella estuvo trabajando hasta que se unió con otros panaderos loperanos y fundaron la Cooperativa Panificadora “Virgen del Triunfo” donde se jubiló. En 1964 se casó  en primeras instancias con Rosa Hoyo Morales, matrimonio de cuya unión nacieron cinco hijos (Juana María, Juan Francisco, José, Rosa María y Rosa María). Tras el fallecimiento de su esposa contrajo matrimonio por segunda vez en 1985 con Manuela Gutiérre

(… haz clic aquí para continuar leyendo)

Bernardo Martínez Alcalá. Fue un hombre muy querido y respetado en Lopera.

20110313121514-obituario-de-bernardo-martinez-alcala.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo – Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El próximo día 23  de marzo se cumplirá el tercer  aniversario de la muerte del loperano Bernardo Martínez Alcalá  y no pasa ni un sólo día sin que sea recordado por sus familiares y amigos, pues ante todo era una buena persona, trabajadora y emprendedora que se desvivía por el bienestar de su familia. Bernardo fue el más pequeño de dos hermanos (Manuel y Bernardo) y sus padres fueron Manuel Martínez Rojas y Ana Alcalá López. Los tres años de Guerra Civil Española los pasó con su familia en la Imora de Jaén. En 1956 se casó con la mujer de su vida Josefa Hidalgo Clemente y fruto de su matrimonio nacieron seis hijos, Ana, Manuel, Paqui, Luis, Mati y Mari José. Tras realizar los estudios primarios en el Colegio Francisco Giner de los Ríos, la familia Martínez Alcalá se trasladó a vivir al cortijo de Vilches donde Bernardo comenzó a trabajar en las tareas del campo. Posteriormente también trabajó como mulero en el cortijo de los Morrones, propiedad de Antonio Navarro. Tras casarse comenzó a trabajar llevando los oliv

(… haz clic aquí para continuar leyendo)

Mateo García Ruiz. Fue un joven muy abierto y cariñoso

20110205100946-obituario-de-mateo-garcia-ruiz.jpg

Por José Luis Pantoja Vallejo – Cronista Oficial de la Villa de Lopera

El recuerdo vivo de Mateo García Ruiz sigue muy presente en sus familiares, amigos y vecinos de Lopera a pesar de que su fallecimiento tuvo lugar ya hace algunos años. Fue tercero de una familia de 4 hijos (Nicolás, Lucía, Mateo y María del Carmen), sus padres fueron Nicolás García Hurtado y Benita Ruiz Ruiz. La infancia de Mateo trascurre en su domicilio familiar de la calle San Cristóbal y en la aulas del Colegio Miguel de Cervantes. Cuando hizo la Primera Comunión, recuerdan sus hermanas Lucía y María del Carmen, que en medio del convite se escapó y con el dinero que le dieron sus familiares y vecinos se presentó en su casa con una bicicleta que compró en casa de Alonso Moreno y sus padres le hicieron devolverla y a los pocos días su hermano Nicolás se la regaló. Pronto destacó por  su gran habilidad y destreza para realizar todo tipo de artesanía de la madera, cosa que sin duda heredo de su padre y su abuelo excelentes artesanos de la madera. Así que acudía a diario al taller de carpintería de su padre para ayudarle. Durante algunos años también fue monagui

(… haz clic aquí para continuar leyendo)