El Documento más antiguo del Archivo Histórico Municipal de Lopera data del año 1469 y hace referencia a la Carta del Maestre de la Orden de Calatrava D. Rodrigo Téllez Girón a las villas de Lopera y Porcuna, comunicando la incorporación de la Encomienda de Sabiote a la Mesa Maestral, en compensación cede a la Encomienda de la Torre del Cañaveral las aceñas de este mismo nombre con la obligación que tenían los vecinos de Lopera y Porcuna de moler su trigo en dichas aceñas, imponiendo a los contraventores la pena de 10.000 maravedíes.

La fundación del Convento de las Hermanas de la Compañía de la Cruz de Sevilla en Lopera el 3 de mayo de 1927.

La Casa de Lopera se inauguró el día 3 de mayo de 1927, festividad de la Santa Cruz. Fue su fundador el Sr. D. Vicente Orti, como ejecutor testamentario de una su hermana difunta, que dejó la cantidad necesaria para esta modesta fundación. Se puso bajo la protección de la gran santa española Santa Teresa de Jesús y comenzó a funcionar con cuatro Hermanas que pronto fue necesario aumentar hasta siete dedicadas a los pobres y enfermos, teniendo además un numeroso colegio de niñas externas y clase nocturna a las jovencitas; en esta y en la clase dominical sobre todo, que ha funcionado muchas veces en esta fundación, ha sido muy provechosa la actuación de las Hermanas explicando la doctrina cristiana y preparando a las jóvenes para recibir los santos sacramentos. Primera fundación a la que no asistió nuestra Santa Madre, sintieron mucho esta circunstancia las Hermanas, las acompañaron en la solemnidad varias Hermanas de las más caracterizadas de la Casa-Matriz y de la próxima Arjona, asistiendo también el Sr. Cura-Párroco de esta población que predicó en la función principal.

Al estallar la guerra el 18 de julio de 1936, las Hermanas de Lopera permanecieron en la población hasta el 2 de agosto del año siguiente, aunque desde la Nochebuena habían tenido que abandonar la Casa Religiosa y sufrir el espectáculo del saqueo y destrozo de la Iglesia, en la que no dejaron imágenes ni retablos. En aquella obligada huida del dos de agosto, dos de ellas acertaron a quedar cerca y volver a la población ya tomada por los nacionales y las demás llegaron a Arjona donde unidas con las de la Casa del Carmen de esta población pasaron otro año, teniendo que huir nuevamente y refugiadas en Begijar permanecieron hasta el fin de la guerra con la victoria de los nacionales en abril de 1939.
Lopera quedó en las líneas avanzadas todo el tiempo de la guerra y solicitado el concurso de las Hermanas para encargarse del Hospital de guerra instalado en la Casa de la Comunidad, estuvieron al frente del mismo hasta que se alcanzó la paz; y en el año del final de la guerra han vuelto a posesionarse y reorganizar la fundación como Casa de Hermanas de la Cruz, asistiendo a los enfermos a domicilio y trabajando en el colegio de niñas externas, una vez repuesto el mobiliario y lo más indispensable para poder funcionar. Los militares hicieron algunas reformas en el edificio durante el tiempo que estuvo convertido en Hospital quedando actualmente mejor que con anterioridad a la guerra.
La Comunidad comenzó a funcionar con tan sólo cuatro hermanas, la Hermana Aurora ( como superiora) y las Hermanas Santa Inés, Socorro y San Isidro, luego fue preciso aumentar el número de la Comunidad hasta siete, dedicándose la Comunidad a los pobres y enfermos y a un colegio bajo la advocación del Sagrado Corazón de Jesús de enseñanza primaria en nuestra localidad, extendiéndose la enseñanza en los años posteriores con clases nocturnas, aprendizaje de mecanografía etc. En este Colegio estuvo impartiendo enseñanza la Hermana que fue la última Madre General, Madre María de la Purísima de la Cruz Salvat Romero, beatificada el 18 de Septiembre de 2010 por Benedicto XVI, hoy Santa María de la Purísima.
Por otra parte fue muy provechosa la actuación de las Hermanas de la Cruz en la clase dominical donde explicaban la doctrina cristiana y preparaban a las niñas para recibir la Primera Comunión. El Capellán de la Comunidad de las Hermanas de la Cruz será desde su fundación hasta el mes de Junio de 1930 D. Basilio Martínez Ramos, atendiendo espiritualmente a dicha comunidad. El último curso que impartieron clase fue en el año 1979. Las Hermanas de la Cruz dejaron nuestro pueblo una vez que salió en procesión desde la Ermita de Jesús, Ntro. Padre Jesús Nazareno, un 14 de Septiembre de 1985.