Un día de aceituna en un bosque encantado con treinta y ocho olivos en el término de Lopera. En el pago denominado de “Los Algarrobos” junto al Camino de Jaén, emerge un olivar con treinta y ocho olivos, conocidos popularmente como “Los Chopos”, de la variedad picual con más de 300 años que destacan, en relación con los de su alrededor fundamentalmente por la frondosidad de sus ramas y por sus troncos retorcidos que parecen haber sido sacados de una película de terror. Los más viejos del lugar aseguran el haber visto siempre a “Los chopos” con muy buenas cosechas de aceituna y se dice que fueron plantados por una mujer que apodaban en el pueblo como “la pantalona”.