LA LEYENDA DEL TESORO DEL CASTILLO DE LOPERA

Imagen de la Virgen de la Cabeza encontrada en Lopera en 1927

LEYENDA DEL TESORO DEL CASTILLO DE LOPERA

En 1466, las tropas del Consejo de Realengo de Andújar, partidarias de la coalición formada por el Rey Enrique IV, el Condestable de Castilla, D. Miguel Lucas de Iranzo y D. Beltrán de la Cueva, dirigidas por su alcalde, D. Pedro de Escavias atacan y saquean el Castillo de Lopera con 300 peones y 60 rocines. Lopera era aliada de  D. Pedro Pacheco, Marqués de Villena y D. Pedro Girón, Maestre de Calatrava. Ante el asalto, los moradores del Castillo enterraron cerca del adarve un valioso tesoro. Esta leyenda mitad verídica, mitad fantasía, ha ido pa­sando de padres a hijos y fruto de mi curiosidad por el tema, he descubierto unos datos muy interesantes relacionados con el supuesto tesoro. Todo arranca de una entrañable conversación que mantuve hace años en casa de la loperana, Carmen Cor­pas Candelario de 93 años, en la misma, me comentó que sus padres le habían contado que un médico que había en Lopera llamado, Rafael Valcárcel Barrio (1844-1908) decidió a finales del siglo XIX emprender una excavación en las pro­ximidades del Castillo a fin de encontrar el supuesto tesoro de la vieja leyenda.

En las excavaciones llegaron a participar varios hombres y las mismas se iniciaron haciendo un gran túnel desde la mitad de la calle Sagasta (a la altura de la casa donde vivía la mencionada, Carmen Corpas)  hasta el epicentro de la Plaza del Triunfo, donde hasta no hace mucho estuvo ubicada la imagen de la Virgen del Triunfo, que según testimonios de los mayores fue traída a la población por miembros de la Orden de Calatrava. Lo realmente cu­rioso de la historia, es que el mencionado médico se apoyaba para dirigir las ex­cavaciones en sus dotes de hipnotizador, pues todos los días hipnotizaba a su cria­da, Domitila Aviño y esta iba indicando a los trabajadores donde creía ver el te­soro. Así transcurrieron algunos meses y sólo se llegó a encontrar varías vasijas de barro y alguna que otra moneda.

Finalmente se decidió cerrar el túnel de la excavación, al poco tiempo murieron tanto el médico como su criada, sin haber obtenido algún indicio sobre el tesoro. Sin embargo si que­dó para la historia de Lopera, una canción que le compusieron a la mencionada Domitila Aviño y que decía así:

“En Lopera hay un tesoro

que lo ha visto Domitila

alhajas de plata y oro

y una Pura Concebida.

Están trabajando

de noche y de día

por ver si se encuentran

a la Virgen María.”

Dando un salto en el tiempo, llegamos al año 1927, en el cual va a ocurrir un hecho determinante para que se encuentre la imagen que se apuntaba en la canción, si bien y como veremos no ocurrió lo mismo con el ansiado tesoro. Así cuando unos albañiles estaban realizando los cimientos de un edificio muy próximo al castillo , apareció una imagen de Nuestra Señora de la Cabeza, realizada primorosamente en terracota. Esto causó gran revuelo en el pueblo, pues como se apuntaba en la canción, justo al lado de la imagen debería estar el teso­ro, sin embargo, por el momento no disponemos de ningún dato de que se hubiese en­contrado, por tanto nos encontramos con esta incógnita aún por despejar. Aquí aca­ba lo que hasta ahora he podido hilvanar de esta curiosa historia loperana, si bien se decía en Lopera que los dueños del edificio donde se encontró la virgen vieron incrementado su capital. ¿encontraron el tesoro?. A que esperas. Aún estas a tiempo de encontrarlo.