La últimas lluvias sacan a la luz el pavimento de piedra del antiguo descansadero de ganado junto al Pozo Realengo de la Cabrera.