En el año 1771 el Ayuntamiento de Lopera adquirió un nuevo CÁLIZ para la Ermita de San Roque, Patrón de Lopera por valor de 170 reales y 26 maravedíes, que pagó con fondos de propios.