Recuerdo de aquellas tardes jugando en el Campo de Fútbol Santo Cristo. Detalle del árbol de la esquina del córner con el marcador de madera y del travesaño de la portería. ¡Que tiempos!