Paseo matinal por el pasado de calles y plazas de Lopera. Hoy por la popular calle Escalerillas. Nos llama la atención la perfección del empedrado de la calle, el montículo de estiércol de las bestias en la puerta que contrasta con el blanco inmaculado de las fachadas de las casas, alterado con la palometas de la luz.