I Charla “La Pasión Nazarena” a cargo de Francisco Mérida Bellido organizada por la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Lopera. ¡Enhorabuena Paco!

PASION NAZARENA

 

Buenas Noches.

Con el permiso del Sr. Presidente, con la autorización de la cofradía.

Nada de lo que venimos a recordar esta noche o de lo que celebraremos en los próximos días de pasión seria posible sin mencionar el principio. Nada hubiera sido posible sin reconocer la figura de la madre que engendrara a Jesús, por lo que quiero comenzar esta intervención diciendo :

Dios te salve María,

llena eres de gracia,

el Señor es contigo

bendita tu eres

entre todas las mujeres,

y Bendito es el fruto

de tu vientre, Jesús.

Quisiera ser el martillo que con sus golpes convoca la atención del costalero,

preguntándole a la cuadrilla :

¿ Están puestos los naranjos de la lonja, embriagándonos con su azahar ?

¿ Está puesta la esquina de Chacho Lolo, para hacer la revirá del pozo nuevo.?

¿ Está puesta la espadaña de S. Roque y el árbol de D. Julio, para presenciar el encuentro ?

¿ Está puesto el balcón de manos negras ?, púlpito de quien reza cantando.

¿ Está puesta la casa de Tomás Coca ?, oasis del sediento.

¿ Está puesta la cuesta de la calle García de Leaniz ?, cadena de marchas primorosamente llevadas.

¿ Está puesto el tapacular ?, sombra de corazones esforzados.

¿ Está puesto el Castillo Calatravo ?, testigo mudo de siglos procesionales.

¿ Y la Iglesia, esta puesta ?, abrir sus puertas para que el Santísimo vea pasar a su hijo.

¿ Está puesto el Hospital de Jesús Nazareno y S. Juan de Dios ?, crepúsculo senil de corazones atormentados.

¿ Está puesta la esquina de la verja ?, relevo consiliarial.

¿ Y la cuesta, está puesta ?, para volver a emborracharnos con el azahar de los naranjos de la lonja.

Juanjo,¿ están todos puestos ? Mira que voy a llamar , que voy a llamar con el bronce de la campanas de la ermita.

¡¡¡ Toooos por igual valientes , a esta es !!!

Lopera un sueño levanta…

al cielo con este cielo

llamado Semana Santa.

Cae la noche

la luna espera

la puerta se abre

la lonja llena.

Solo de corneta

corazones afligidos

estandarte en la puerta

niños removidos.

Al principio existía la palabra y la palabra estaba junto a Dios, y la palabra era Dios. Y la palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

De la misma manera que Moisés levanto la serpiente en alto en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto. Porque Dios amó tanto al mundo, que entregó a su único Hijo, para que todo el que crea en él no muera, no envió a su hijo para juzgar al mundo, si no para que el mundo se salve por él.

“ El que viene a mí, jamás tendrá hambre; el que cree en mi, jamás tendrá sed, porque quien come de mi carne y bebe de mi sangre tiene vida eterna “.

Ya salió

al compás de tambores

nuestro señor

sobre esparto y

costales

bailando al son.

Y una voz

va gritando

con arte y con devoción

este duende que lleva

en su corazón

llena la noche de amor.

En esta cofradía se está por convicción, por devoción y por pasión, todo ello en grandes dosis puesto que necesitamos tener cuatro veces más que el resto, y esto, lejos de parecer virtudes, son serios inconvenientes al no ser comprendidos por el mundo cofrade de la localidad. El defecto nunca entenderá al exceso.

Trascurría principios o mediados de los años 60 del siglo pasado cuando D. Joaquín Parra, cura – párroco de esta localidad, decidió que todos los niños teníamos que ser hermanos de la cofradía de San Juan Evangelista, por aquello de la vistosidad de la capa, además de darle continuidad y contenido a la cofradía joven, recientemente creada, este fue mi primer contacto con la Semana Santa de Lopera. Ese periodo finalizó cuando adquirí el uso de la razón, interiormente sentía la necesidad de estar a tu lado, decidiendo que mi lugar estaba en esta cofradía, en la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, ocasionando cierta inquietud familiar ya que se cuestionaba la opinión del Sr. Cura Párroco.

Eran años duros, años de emigración, años de abandono de raíces y costumbres, se presagiaban cambios radicales, El movimiento hippie había nacido con su característica de anarquía no violenta, el rechazo al materialismo occidental, fue una contra cultura políticamente atrevida, anti belicista y muy prolífica artísticamente hablando en todas sus ramas. A pesar del aislamiento internacional que se padecía, Lopera que siempre ha ido a la vanguardia se contagió de los últimos coletazos del movimiento internacional. Aquello ocasionó un rechazo, un abandono, la juventud en masa desertó de lo establecido por el régimen. Solo permanecimos unos pocos hombres mayores y muy, muy, pocos jóvenes y niños. El final de los 60 y toda la década de los 70 fue una mala racha que pasó la Semana Santa en Lopera, a punto de la desaparición, por lo que las ruedas se hicieron absolutamente necesarias e imprescindibles.

¡¡¡ Pararse ahí…, ahí quedó !!!

Unos segundos de silencio, Marcha, Sevillana o Saeta

¡¡¡ Juanjo !!

Esta levantá la quiero muy despacito, muy poquito a poco, que no se note que va subiendo. Esta levantá va dedicada para todos nuestros antecesores que lograron con su convicción transmitirnos su fe a nuestra cofradía. Su esfuerzo, su trabajo, su sacrificio lograron mantener viva la llama de la pasión, consiguiendo que heredemos la devoción por Nuestro Padre Jesús Nazareno. Llevamos con orgullo la herencia de oración, penitencia de respeto y fervor de hermano.

¡¡¡ Toooos por igual valientes…, A esta es !!!

Gracias a la devoción de hombres como Nicolás García “ el carpintero “ Bartolo Alcalá y su hijo Martín Alcalá, Juan de Dios Coca y su hermano Pascual Coca, Manuel Candelario y su hijo Eduardo Candelario “ el barbero “, emigrantes que regresaban a su cita anual con El Nazareno, como era el caso de Manuel Pantoja y algunos otros que no alcanzo a recordar. En definitiva docena y media de almas aferrados a su cofradía, trabajando apasionadamente por sacar sus pasos a la calle.

Yo también, como la voz popular

todas las primaveras

ando buscando escaleras

para subir al madero

y quitarle los clavos

a JESÚS el NAZARENO.

Cantar de la tierra mía

que hecha flores

a Jesús en su agonía

y es la Fe de mis mayores

Hoy que faltan pocos días para que comience la melancolía, me asomo a este balcón de madera a contaros lo que vosotros sabéis mejor que yo ¡ que osadía !. No habrá pasado una luna cuando las sombras de la noche abracen las túnicas de los primeros nazarenos. Habiendo cerrado las puertas de la cuaresma, el sol empieza a escribir sobre los balcones las primeras lecciones de primavera. Hoy , asomado a la cancela de esta primavera, os convoco a lo mismo, a la costumbre.

En poco más de treinta días el nazareno volverá a su vértigo de soledad, a su sueño de ojos entreabiertos, a su encierro de cristal. El nazareno es un llanto de lucero que expurga penas de cera, penitencias de adoquines y asfalto. Igual que vuelve la primavera con su delantal de flores, vuelve el nazareno a abrir senderos hacia el llanto definitivo, marchemos a la gloria por un camino de cera.

¿ Por qué caminas Jesús ?

¿ A donde llevas tus músculos desechos por el sufrimiento ?

¿ Porqué vienes hacia nosotros ?

Déjame que te acompañe. Quiero ver tu rostro más cerca. Quiero poner mi mano y sentir la piel todavía tibia de tu cuerpo. Permíteme, Señor, que apoye mi frente en tus pies. Quisiera sentir la última vibración de tu respiración cansada, liberar tus manos, besar tus heridas, apaciguar tu dolor, quiero ser tu Cirineo, tu costalero valiente, tu túnica, tu costero, tu cirio, tu penitente, seguir a tu lado mientras trato de descifrar el misterio de ese largo camino hacia el cielo.

Poco podía imaginar Gabriel Borrás Abelló, la trascendencia de los giros de su gubia cuando daba forma al Señor, en su inmenso poder y en su inmensa ternura.

Qué arte tubo en sus manos

quien esculpió su figura

que martinete en su gubia

que soleá en tus hechuras

que seguirilla en tus ojos

que tientos con mas dulzura.

Quiero subir al Gólgota llevando tu cruz, aliviarte del peso de la muerte, lavar tu rostro con el tibio paño de mis lágrimas, sentir tus sangre como mi sangre, tus espinas como mis espinas. Y el caso es…, que te he sentido en mis brazos, que te he subido y que te he bajado desde del cielo de tu camarín, te he besado tus mejillas, tus manos, tus rodillas y tus pies. He limpiado tus heridas y he sentido flaquear mis piernas tras llevarte poco más de cincuenta metros, he sentido que me faltaban las fuerzas, he sentido el dolor hiriente de tus cordones, he soportado el intenso dolor hasta dejar de sentirlo. He sentido un sudor frio que ha recorrido mi frente, mi cuerpo herido por el peso de tu amor. Y a pesar de ello nada comparable a lo que Tú padeciste por nosotros.

¡¡¡ Ahí quedo… !!!

SAETA DE FRANCISCO.

¡¡¡ Juanjo… !!!

Esta levantá la quiero con el corazón, quiero que os rompáis el alma, que llaméis a las puertas del cielo, esta levantá va dedicada a todos vosotros, a toda esa gente buena que lo da todo a cambio de nada, a toda la buena gente que trabaja sin interés por la cofradía, a todos los ratones que cambiaron la fisonomía de la Semana Santa loperana y por Alfonso, que consiguió unir una cuadrilla a base de Fe cristiana. Esta levantá va por toda la cofradía

¡¡¡ Toooos por igual valientes, a esta es… !!!

Semana Santa, semana de Fe, semana de recogimiento, semana de Pasión, semana de interiorizar la materialización del sufrimiento por Amor,

¿ Que mayor amor que morir por nosotros ?

¿ Que mayor amor que morir por salvar a la humanidad ?

¿ Que mayor amor que morir para redimirnos del pecado ?

El que quiera ir detrás de ÉL que renuncie a si mismo que cargue con su cruz y lo siga.

¿ De que le servirá al hombre ganar el mundo entero si pierde la vida ?

Pasito a paso costalero

llevas al señor

con tu amor,

Y el corazón

con Dios Padre ,

que al cielo mandas

en cada levantá

cada anochecer

cada madrugá.

Semana donde los hermanos cofrades de Nuestro Padre Jesús Nazareno realizamos nuestra mayor manifestación solemne de fe, nuestras tres estaciones de penitencia obligan a cambiar los trajes por las túnicas, los cinturones por los cordones, los perfumes por los inciensos, los peinados por los capiruchos, los collares por la medalla, los zapatos por las zapatillas. Donde la contemplación silenciosa de cualquiera de nuestras imágenes supone una plegaria, un rezo , una oración ahogada en dolorosos suspiros , por el enfermo, por el ausente, por quien ya no está con nosotros.

Que bien llevan los pasos

andando sobre sus pies

con las mecidas cortitas

y acompasando el vaivén

El paso se ve de lejos

que de cerca no se vé

hay que ver el trabajo

de los que pueden con el

y las levantas de ensueño

sin que se mueva un clavel.

Que bien llevan los pasos

andando sobre sus pies.

Y siguiendo tus divinas enseñanzas me atrevo a decir :

Padre nuestro que estas en el cielo,

Santificado sea tu nombre,

venga a nosotros tu reino

hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo

danos hoy nuestro pan de cada día

perdona nuestras ofensas

como nosotros también perdonamos a quien nos ofende

no nos dejes caen en tentación

y libranos del mal.

Sor Ángela te acuna

Pi y Margal te espera

San Roque te admira

Dr. Fleming te venera

calle Real sublime

García de Leaniz trabajadera

Humilladero te imprime

llegar a la plaza a cuestas

Alfonso Orti te empuja

Dr. Marañón te acepta

Pablo Iglesias te lleva

José López Quero se estrecha

volviendo a tu calle

donde tu casa te espera.

¡¡¡ Pararse ahí !!!

Saeta, Marcha o Sevillana

¡¡¡ Juanjo !!

Esta levantatá la quiero como solo vosotros sabéis hacerla, con toda la pasión ,con todo el esfuerzo y el sacrificio, apretando los dientes y soportando la carga. Esta levantá va destinada a todos los niños, a todos vuestros hijos, presente y futuro de la cofradía. Para que seáis capaces de trasmitir vuestra fe, vuestro amor, vuestro cariño a todos los hermanos cofrades y pinceléis en su carácter su devoción por Nuestro Padre Jesús Nazareno además de la convicción por la cofradía.

¡¡¡ Tooos por igual valientes. A esta es…!!!

“ Dejad a los niños, y no les impidáis que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a quien son como ellos “

Y finalizo mi intervención de esta primera Exaltación de la Pasión Nazarena diciendo :

Creo en Dios Padre, Todopoderoso

Creador del cielo y la tierra.

Creo en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor,

que fué concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,

nació de Santa María Virgen,

que padeció bajo el poder de Poncio Pilatos

fue crucificado, muerto y sepultado,

descendió a los infiernos,

al tercer día resucitó de entre los muertos,

subió al cielo

y está sentado a la derecha de Dios Padre.

 

Francisco Mérida Bellido

                                      Casa de la Tercia. Lopera 4 de Marzo 2017