Recuerdo de Benito Herrero Sánchez, de barman ha coleccionista de antigüedades.

Benito Herrero Sánchez forma parte de ese grupo de loperanos que por imperativos del destino tuvo que emigrar a tierras vascas en los años 60 en busca de un futuro mejor. Allí lo acogieron con las manos abiertas  y regentó en primera instancia la barra de un restaurante-cafetería llamado “Oasis” en Erandio, posteriormente se estableció en el mismo Erandio y montó por su cuenta el bar llamado “La Isla” en la Ribera de Nervión, y de aquí pasó a Guecho, donde puso otro bar bajo el nombre de bar “Benito”, por el mismo han pasado muchos andaluces y extremeños  y que hoy sigue manteniendo una de sus hijas, bajo el nombre de bar “Bikale”. Este célebre y entrañable loperano forma parte de la historia de nuestro pueblo pues durante varias décadas fue el barman de la popular tertulia del bar la jaula (que tomó este nombre en honor  a sus contertulios pajarito, colorín, el cuco, el pipi, el loro etc.) que había en el cine Cervantes que regentaba Manuel Ruiz Haro. Por su barra desfilaron numerosas personalidades como Rosario de Benito, Rosario Sabatini, los Hermanos Arroyo, Julita Martínez, el Gran Popey, La Niña la Puebla, Juanito Valderrama, Estrellita Castro, Lola la Jerezana, Juana Reina, Pepe Pinto, Pepe Marchena (con el que tuvo el honor de compartir mesa detrás de la barra y degustar unos huevos fritos con jamón), Canaleja de Puerto Real, Antonio Molina, Juanito Maravillas, Quique Camorras, Enrique Montoya, Macarena del río, la Paquera de Jerez,  etc. a los cuales con gran destreza y simpatía cada día les atendía. Quien no recuerda el número circense que Benito hacía a diario con el perro “Barry” y el gato “Ladi” y le decían los artistas “nene como no estas tu en un circo con este número”. Benito compaginó su trabajo en el bar con el de cómico, que en la década de los años 50 y de la mano de Dª Elisa Alcalá, llegó a representar en numerosos escenarios de la provincia todo un elenco de obras teatrales con el Grupo Artístico de Lopera, como “Manda a tu madre a Sevilla”, “La del manojo de rosas”, “El centenario”,  etc. Es Benito Herrero una persona que conoce como nadie el pasado de nuestro pueblo y además goza de una memoria prodigiosa de la cual hace gala. En el año 2000 regresó con su mujer Maria Luisa García Vera a su querida Lopera, la cual siempre ha llevado en su corazón, para quedarse largas temporadas con nosotros y desde entonces se propuso un reto: el recopilar todo tipo de antigüedades (discos de vinilo, libros antiguos, enseres y aperos de labranza, póster de fútbol, carteles de toros, carteles de Semana Santa, etc.) con las que montar un pequeño mesón, en los bajos de su casa sita en la calle Pi y Margall, 4 con el único fin de poder enseñárselos a sus familiares, amigos y para que sirva de testigo a las nuevas generaciones de loperanos. Hoy su sobrino Paco Herrero nos daba la triste noticia de su fallecimiento en Bilbao. DEP