La desaparecida tradición de lanzar Salvas por los Guardias Municipales de Lopera el Sábado de Gloria en Honor al Señor Resucitado. Era costumbre en Lopera que la pareja de Guardias Municipales que estaban de servicio el Sábado de Gloria solían salir a las 12 de la noche a la puerta del ayuntamiento y en el popular “echaero” tiraban con munición propia o bien se la pedían a la Guardia Civil, siete o más salvas, según la munición que tuvieran, en honor al Señor Resucitado. No se trataba de un acto oficial, si bien durante el mandato de Miguel Casado Antelo, el propio alcalde también participaba en el lanzamiento de salvas y también se acercaban personas civiles para ver el acto. Este entrañable acto duraba unos 5 minutos y tras la misa salía en procesión la Soledad.