Cronista de Lopera

Blog realizado por José Luis Pantoja Vallejo

Categoría: Tradiciones loperanas (Página 1 de 35)

Tradicional Procesión de la Virgen Niña por los aledaños de la Ermita de San Roque, Patrón de Lopera

La loperana Catalina Bueno Mena cuidando sus pavos. Lopera año 1972

La tradicional Cruz de Mayo de la Residencia “Jesús Nazareno” de Lopera, realizada con material reciclado por las residentes.

Las Loperanas Feliciana Alcalá de la Torre y Conchi Lara Alcalá mantienen viva la tradición loperana de adornar con una corona de flores la Cruz de San Roque en la víspera del Día de la Santa Cruz. También dio comienzo ayer el rezo del Santo Rosario en el Ermita de San Roque, que se celebrará todos los días a las 6,30 de la tarde.

La antigua tradición loperana de hacer dulces en las panaderías para la Semana Santa. Grupo de Loperanas con canastas de dulces en la calle del Pilar. Año 1958

En los días previos a la Semana de Pasión, había en Lopera (hasta que desaparecieron las panaderías de barrios) la costumbre de ir a las panaderías y hacer los típicos dulces de Semana Santa. Era una estampa muy costumbrista el ir y venir por las calles del pueblo a grupos de mujeres con grandes canastas repletas de almendrados, roscos de agua y de vino, mantas de magdalenas, galletas de máquina, hornazos etc. realizados en los hornos de las panaderías de Juana Porras, Cerrillo, Juan Criado, Patica de mingo, Pepa la del pan, Paquito Cobo, Enriqueta la del pan, Bonifacio Cobo, El Lute, Antonio Alcalá “el Chico el panadero”, Bartolillo el panadero, entre otros. ¡Que recuerdos más entrañables!

Fiesta de Carnaval en el Centro de Participación Activa de Mayores de Lopera

Paseo matinal por el pasado de calles y plazas de Lopera. Hoy por la Plaza Mayor de la mano de tres loperanas disfrazadas en pleno carnaval.

Trece niños nacidos en el 2016 fueron presentados a la Virgen de la Candelaria por el párroco de Lopera D. Manuel Casado Huertas en la Fiesta de la Candelaria.

Un total de 23 candelas dieron calor a la noche loperana en la Fiesta de la Candelaria.

El Origen de la Fiesta de la Candelaria en Lopera.

De la fiesta religiosa de Ntra. Sra. de la Candelaria en nuestro pueblo tenemos constancia de su celebración desde el siglo XVII, según se desprende de los datos que se han conservado en los fondos del Archivo Histórico Municipal que se conserva en el ayuntamiento de Lopera. Gracias a los libros de las Cuentas de Propios, también sabemos que los gastos que generaba esta fiesta eran sufragados por el Cabildo, así en el año 1626, se gastaron en la Fiesta de la Candelaria un total de 74 reales. Las  fiestas de la Candelaria se iniciaban el día 1 de febrero por la noche con la realización de candelas por zonas o barrios del pueblo. En la actualidad se sigue manteniendo la tradición de celebrar en la noche de primera de febrero las típicas candelas. En los días previos a las mismas, los niños de Lopera comienzan con la dura tarea del arrastre de ramón procedente de la poda de los olivos, desde el tajo hasta sus respectivas calles o barrios. Todo un ritual que ha ido pasando de padres a hijos y forma sin duda una estampa costumbrista, al contemplar por los aledaños de la localidad regueros de niños arrastrando con cuerdas y su propia fuerza haces de ramón, que en algunos casos llegan a recorrer a pie varios Kilómetros. Una vez que se llega a altozanos, plazoletas y la extrarradio de la población, se forman grandes montículos de ramón y enseres viejos, que son custodiados durante el día y parte de la noche por miembros de la candela, para evitar que les sean usurpados por miembros de otros barrios. En la noche del 1 al 2 de febrero todo el ramón y los enseres viejos son pasto de las llamas. En torno a la lumbre se agolpan gran cantidad de niños y mayores que bailan al corro y se cantan canciones legadas de nuestros antepasados. También se aprovecha la candela para asar en las ascuas los productos de la última matanza (chorizos, morcillas, panceta etc.) y también es costumbre saltar sobre la lumbre a cargo de los mozos más atrevidos.

De las muchas canciones que cantaban nuestros antepasados haciendo un corro en torno a la lumbre, algunas de ellas decían así:

 “San Pedro tiene las llaves

Las del cielo y las de Roma

Y el Pedro que a mi me quiere

Tiene la de mi persona”.

Página 1 de 35